En este momento estás viendo Tratamiento de fisuras en un muro de hormigón

Tratamiento de fisuras en un muro de hormigón

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Productos

En primer lugar, es necesario evaluar el tipo de fisura que vamos a tratar:

  1. Fisuras pasivas o inactivas:

Son aquellas que no están sometidas a ningún tipo de movimiento.

  1. Fisuras activas:

Son aquellas afectadas aún por algún tipo de movimiento.

Para ver el tipo y desarrollo, lo determinaremos basándonos en un testigo de yeso sobre la fisura.

Cuando este testigo se fractura, nos encontramos ante una fisura activa.

Las fisuras en el hormigón pueden ser causa de filtraciones de agua y posibles degradaciones estructurales, por lo que es necesario su tratamiento.

Estas fisuras o grietas se clasifican según según estabilidad dimensional; de modo que si se encuentran estabilizadas se denominan fisuras pasivas y si por el contrario están aún evolucionando, se denominan fisuras activas.

  1. Fisuras pasivas o inactivas:

A su vez, existen dos tipos:

  • Si las fisuras están localizadas en la superficie del hormigón (siendo su profundidad máxima la del propio recubrimiento de las armaduras):

–  Primeramente se procede a abrir la fisura en forma de V con una radial.

– A continuación se limpia, humedece y rellena con un mortero de reparación de la gama GECOL Reparatec, según corresponda si fueran reparaciones estéticas o estructurales

–  Acabar fratasando o alisando.

–  Transcurridas 24 horas se puede aplicar un mortero de revestimiento.

En caso que la armadura quedara al descubierto: ver “Reparaciones estructurales del hormigón”.

  • Si las fisuras se propagan en todo el espesor de la estructura de hormigón y afecta, desde el punto de vista físico-mecánico a la misma, deberán ser tratadas como un deterioro estructural.

Este procedimiento se limitará a fisuras pasivas que no presentan variaciones de tamaño (longitudinal y/o transversal).

El procedimiento consistirá en la inyección de resinas reactivas epoxi o de poliuretano: resina epoxi bicomponente (si el soporte está seco) o resina de poliuretano bicomponente (en presencia de humedad).

Este sistema permite la posterior colocación de un mortero de impermeabilización hidráulico de la gama GECOL Imper, según las características técnicas requeridas.

 

  1. Fisuras activas:

Su reparación, dependiendo del tipo serán:

  • Las fisuras con movimiento hasta 1/3 respecto a su anchura inicial, se repararán realizando un recubrimiento flexible o elástico.
  • Si las fisuras tienen un movimiento superior al anterior, serán consideradas como juntas de movimiento, y como tales deberán ser una vez tratadas con la masilla elástica GECOL Elastic-MS, no debiendo ser tapadas con recubrimientos rígidos.

Más información en www.gecol.com