Limpiar la cerámica

Limpiar la cerámica

La cerámica es un material más actual que nunca, que da un aspecto renovado a cualquier estancia y aporta un toque diferenciador. Pero eso sí, puede haber una gran diferencia de aspecto entre una cerámica bien cuidada y una que no lo está.

Si no realizamos una limpieza correcta, tendremos muy probablemente una cerámica con aspecto empañado, muy distinto al que sería ser su aspecto original.

Por eso, tan importante como contar con una buena instalación es asegurarse de un buen mantenimiento posterior.

Son solo algunos pequeños consejos para tu día a día, pero que sin duda harán que tus baldosas luzcan siempre como el primer día!

Imagen de una cocina con suelo de cerámica
Serie bistro Cerámicas Ribesalbes

Limpieza genérica

Los productos escogidos para el mantenimiento tienen más importancia de lo que solemos pensar.

Y es que aunque creamos que cualquier solución casera o producto puede dejar nuestras baldosas cerámicas brillantes y limpias, la realidad es que no todos los productos sirven para ello y, lo que es peor, su uso continuado puede incluso estropear la cerámica.

La regla de oro es que, para una limpieza diaria, nunca se deben usar métodos o productos de limpieza abrasivos.

Para eliminar la suciedad general en pavimentos y revestimientos suele ser suficiente con utilizar agua caliente o disolventes orgánicos.

Respecto a la herramienta de la que nos sirvamos, pueden ir desde fregonas, mopas, paños o esponjas, y nunca usar estropajos (que pueden rayar la cerámica) salvo en la primera limpieza de obra.

Es importante saber que a los pavimentos porcelánicos pulidos, durante el proceso de pulido, se les abre el microporo de la superficie, y por tanto es más fácil que en esas superficies penetren determinados líquidos, produciendo la mancha. Por tanto, es muy importante que si cae cualquier líquido (aceites, bebidas gaseosas…) sean limpiados con agua lo más rápidamente posible; cuanto más tiempo pasen sobre las piezas, más posibilidades hay de que el pavimento quede dañado.

Además, para tener la cerámica siempre como nueva debemos limpiarla de manera frecuente, más aún en el caso de cerámicas de acabados más rugosos; éstas ofrecen muchas ventajas, como que son antideslizantes y evitan resbalones, pero también facilitan la retención de mayor cantidad de suciedad con respecto a un acabado más liso.

Imagen de un cuarto de baño fabricado con cerámica
Serie adine de Geotiles

Para manchas concretas

En el caso de que fuera precisa una limpieza más específica, debido a algún tipo de mancha en concreto, es especialmente importante utilizar productos específicos para cada tipo de superficie, de los que existe en el mercado una amplia variedad. Eso sí, es imprescindible seguir siempre las indicaciones que indique el fabricante de estos productos, para evitar daños mayores.

Antes de intentar eliminar una mancha con agentes agresivos, desde Keraben recomiendan “comprobar su efecto sobre la superficie del revestimiento o pavimento y el material rejuntado en una zona acotada no visible, para prevenir degradaciones o cambios significativos sobre la superficie de la baldosa”.

No solo la limpieza es importante: también la prevención

En el día a día, es fundamental que extrememos las precauciones para no dañar las baldosas cerámicas. Aquí te dejamos tan solo algunos consejos:

  • Para evitar que el pavimento se raye a causa de objetos externos, es importante mantener las superficies limpias (tal y como te hemos indicado en los puntos anteriores).
  • Si tenemos que mover algún objeto pesado sobre el pavimento cerámico, podemos poner una alfombra bajo dicho objeto para arrastrarlo y evitar así dañar el suelo.
  • Evitar en la medida de lo posible que caigan objetos pesados o afilados sobre las baldosas.

A veces, ni toda la precaución es suficiente, por lo que te recomendamos guardar siempre algunas piezas sobrantes por si necesitas en el futuro reponer algunas de ellas, ya que no siempre encontrarás el material exacto (sobre todo, si ha pasado mucho tiempo desde su colocación).

Y sobre todo, si te queda cualquier duda sobre cómo limpiar tu cerámica, pregunta en tu tienda o instalador. ¡Ellos sabrán aconsejarte mejor que nadie!

Artículo completo hecho por Cuida tu casa y proporcionado por Andimac

Deja una respuesta