¿Reformas a la vista? ¡El profesional que elijas es clave!

Si eres de la mayoría de españoles que tras los meses de confinamiento se han dado cuenta de que necesitaban hacer alguna reforma en casa, entonces quédate porque te interesa lo que vamos a hablar hoy.

Y es que una vez decidido si lo que quieres es alguna pequeña mejora o bien algún cambio más serio, el siguiente paso fundamental es elegir el profesional al que vas a confiar la reforma de tu casa.

No siempre es fácil moverse en un mundo que a la mayoría nos resulta desconocido, y puede llegar a ser complicado saber si, por ejemplo, un precio que te están dando para una reforma está dentro del rango del mercado o no.

Por eso, te ofrecemos algunos consejos para que no te pierdas en el camino y termines con éxito la reforma de tus sueños:

El primer paso: asesórate bien

Lo primero que hemos de decir es que cualquier intervención en la vivienda, ya sea en una estancia en concreto (por ejemplo, cambiar bañera por plato de ducha), o en toda la casa (cambio de suelo, tirar tabiques para unificar espacios, aislar acústicamente…) la primera y mejor decisión que puedes tomar es dejarte asesorar bien.

Puedes acudir a cualquier tienda de materiales de construcción y allí, dependiendo de tus necesidades, te orientarán mejor sobre el tipo de obra a realizar, materiales o la solución que más convenga en tu caso, y lo más probable es que puedan recomendarte buenos profesionales de confianza para hacer la reforma.

Compara

Nunca está de más poder hablar con varios profesionales y tener distintos presupuestos. Tres podría ser un buen número: lo que te interesa es comparar su experiencia y la calidad de los materiales que ofrecen, y por supuesto ajustándose a tu bolsillo. Por eso, es imprescindible dejar claro al profesional con qué presupuesto cuentas, y qué puntos priorizas de la reforma que quieres llevar a cabo. De esta forma, él podrá verificar si es viable con tu presupuesto o podrá ofrecerte alternativas.

Si quieres hacer una reforma integral pero no tienes el dinero suficiente en este momento, una opción es hacerlo por partes: por ejemplo, si te corre más prisa renovar la cocina, puedes hacerlo ahora y dejar para más adelante otras habitaciones.

Referencias

Aunque hayas conseguido el contacto del profesional de una fuente fiable, como de una tienda de materiales o incluso por amigos o conocidos, quizás lo que fue válido para ellos no lo es para ti. Por eso, te recomendamos que le pidas fotografías de proyectos o reformas similares que haya realizado, de esta forma verás si realmente es lo que buscas.

Hoy en día hay muchos profesionales también presentes en redes sociales o con web, visítala para revisar las opiniones de sus clientes y, ante la duda, opta siempre por el que sea más reconocido o tenga mayor trayectoria en el sector.

Asegúrate de la calidad de los materiales que se usen

El típico dicho de ‘lo barato, sale caro’ se aplica también a las reformas. Para evitarlo, a la hora de comparar presupuestos o elegir al profesional asegúrate de que los materiales con los que trabaja sean de calidad, para que puedas tener una vivienda que disfrutes durante muchos años. La inversión inicial merecerá la pena.

Te recomendamos también que, siempre que puedas, vayas a elegir los materiales junto al profesional, o incluso que les preguntes a los asesores y comerciales en las de las tiendas.

Se trata de tu casa: involúcrate

Un proyecto de este tipo es bastante personal, por lo que nuestro mejor consejo es que estés presente en el día a día de la reforma. Lógicamente es el profesional el que tiene que ejecutar el trabajo, le debes dejar su margen y respetar su experiencia. Pero hay pequeños detalles (por ejemplo, los lugares donde situar los enchufes y tomas de corriente), que notarás mucho una vez que la reforma esté terminada y que, si no te implicas, puede que acaben en el sitio equivocado.

Todo, por escrito

Asegúrate de que las condiciones del servicio, tiempo de obra y finalización, pagos, etc, quede por escrito. Además, es imprescindible que te asegures que el profesional o empresa cuenta con seguro, para que no te tengas que responsabilizar tú si hubiera algún daño o o accidente durante la obra.

Recuerda, tu casa es el lugar en el que más tiempo pasas, ¿a que merece la pena asegurarse de tener una reforma sin sobresaltos?

Fuente: CUIDA TU CASA